Educar para ser parte de la sociedad

By 7 junio, 2017Noticias

Los expertos nacionales e internacionales que se han dado en las IV Jornadas Internacionales de Diversidad de Florida Universitària han coincidido en la necesidad de educar al conjunto de la sociedad para lograr una integración total para que estas personas sean parte de ella.

Uno de los puntos clave de estas jornadas ha sido el feminismo gitano. A través de una mesa redonda, Carla Santiago ha hablado de sus experiencias como mediadora social en el sector 6 de La Cañada Real de Madrid, el área más desfavorecida del barrio, donde residen diversos clanes dedicados al narcotráfico.

En el sexto sector viven cerca de 150 familias y está afectado por problemas medioambientales que hacen inviable su habitabilidad. Este tramo de la Cañada también es el más afectado por el tráfico y el consumo de drogas. La experiencia de Carla Santiago en la zona le lleva a asegurar que el principal objetivo que hay que lograr es «educar a mujeres y hombres, no para que se integren en la sociedad si no para que formen parte de la sociedad».

Métodos disruptivos

La integración en las aulas y cualquier aspecto de la vida cotidiana, lleva a los profesionales de la educación a repensar los métodos y las técnicas que pueden ayudar a la consecución de sus objetivos.

Por ello, se han desarrollado talleres para difundir el uso de la metodología desarrollada en el proyecto design thinking + LEGO® + B-Canvas, en los que se ha tratado la gamificación en el aula y en la vida. «Hay que desmitificar el concepto de que jugar es una cosa y aprender es otra muy diferente. Hay que llevar el juego a la vida cotidiana como fórmula transformadora del mundo», aseguraron los expertos.

Los profesionales también han asistido a un taller de danza contemporánea, donde se ha trabajado la búsqueda y la creación corporal. «Conozcamos nuestro cuerpo para poder enseñar a los niños a conocer el suyo», han indicado.

Entre las actividades organizadas también destaca ¡Cuéntame tu experiencia! , en las que distintos profesionales han desarrollado propuestas disruptivas para trabajar, entender y transformar nuestro entorno. Uno de los ejemplos es Aira, siento dentro una cosita, un cuento que escribió Yasmín López después de una experiencias de prácticas vivida en el CAES La Santa Cruz de Mislata. Los niños y niñas tienen sentimientos: alegría, tristeza, ira, temor… pero no saben ponerles nombre. A través de este cuento, una madre le dice a su hija -una monstruita llamada Aira- cómo se llaman esos sentimientos que tiene.

Innovación social

Road4world es otro proyecto de innovación social. Su equipo viaja por todo el mundo para conocer proyectos sociales y después transmitirlos a la sociedad. «La educación es el primer eslabón de una cadena en la que todos participamos, conscientes o no. Cada acción que realizamos desde Road4world, mira hacia los niños y jóvenes y estamos absolutamente comprometidos con la transformación de la sociedad», han asegurado.

La clausura de estas IV Jornadas Internacionales de Diversidad ha corrido a cargo de Fernando Hernández, de la Universidad de Barcelona. El catedrático de Bellas Artes ha expuesto la importancia de las pequeñas cosas, del arte de las cosas cotidianas. «Podemos utilizar las cosas del día a día para hacer arte, para contar otra historia sobre ellas. Así, estos objetos nos contarán otras historias», ha explicado.

Join the discussion 74 Comments

Leave a Reply